Nuestro Colegio sobresale por poseer algunas características  que lo hacen muy peculiar, y hasta excepcional, frente a muchos otros establecimientos. Así, por ejemplo:

  • Un campus muy amplio que lo clasifica como “campestre” (46.000 mts2).
  • El servicio del bibliobanco para reemplazar los libros de texto.
  • La formación permanente en valores patrios, cívicos, sociales, personales y ecológicos.
  • 46 años de experiencia en la educación de los jóvenes.
  • La existencia de un excelente internado, tan necesario en la actualidad.
  • Una jornada bien extensa de trabajo: 07:30 a.m. a 04:00 p.m.
  • La extraordinaria dotación del Colegio y los numerosos servicios que presta.
  • El aspecto espiritual y psicológico atendidos de manera eficaz y permanente.
  • La inexistencia de cualquier tipo de maltrato físico o psicológico.
  • La no exigencia de gastos innecesarios o prohibidos.
  • La oportunidad de escoger entre varias modalidades de bachillerato, lo cual es posible para los nuevos estudiantes de los cursos de la Básica Secundaria.
  • La existencia de un centro de salud interno completo y con todo lo requerido.
  • No efectuamos rifas, bingos, bazares, fiestas, minitecas, yindeis, cumpleaños, bares estudiantiles, piyamadas, paseos, proms, etc., ni exigimos ninguna clase de cuotas o bonos, ni participamos en “paro” alguno.
  • Un estudiante de nuestro colegio resuelve su situación militar mientras estudia, lo que ocasiona tranquilidad a sus padres, le permite trabajar y/o estudiar inmediatamente después de salir de bachiller, y le otorga las ventajas que fija la Ley 48 de 1993.
  • Y que, no obstante lo enunciado, el valor de nuestras pensiones es relativamente accesible a todos los estudiantes de nuestro entorno geográfico.

 

¡Qué es un Colegio Militar!

 

¡Qué no es un Colegio Militar!